jueves, 24 de julio de 2014

CONEJO EN PUNTO DE CUY

El cuy (del quechua quwi) es el conejo de indias o cobaya. Su nombre científico es "Cavia porcellus". Es una especie de roedor herbívoro, originaria de la región andina de América del Sur. Vive en áreas abiertas y utiliza hoyos y madrigueras para ocultarse y protegerse. Su domesticación por parte del hombre para consumo humano se dio hace 7000 años en los Andes Centrales en Perú. A lo largo del tiempo, el hombre andino ha criado cuyes para consumir su carne e incluso en algunas zonas para hacer ropa con su piel. Actualmente se han puesto de moda como mascotas, especialmente la cobaya de Angora.

Todo esto os lo cuento porque a veces me enfado cuando algunas personas dicen "pobrecitos, lo que comen" o manifiestan su asco al conocer que existen algunos platos maravillosos de la gastronomía peruana que se hacen con cuy. Os aseguro que es un manjar delicioso. Todavía me relamo recordando el que mi cuñada María en Perú cocinó para mi, ¡qué rico!. Yo puedo no comer algunas cosas (pocas), pero respeto los gustos de los demás sin hacer muecas de desagrado. Cuando trabajaba en Praga los checos al venir A España mirando el marisco decían: ¡tienen ojos! y yo con paciencia les hacía ver que las vacas y los cerdos también ja, ja... Al final no quitaban las manos de la bandeja de las gambas a la plancha o del marisco que fuese. Yo creo que cuando visitas una cultura diferente a la tuya tienes que estar abierto a probar nuevas recetas y luego decidir si te gusta o no.

Como aquí no se consigue el cuy desgraciadamente, hemos utilizado conejo que quizás sea la carne más parecida.





Ingredientes:
un conejo troceado y sin vísceras
cuatro patatas
dos cebollas
aji mirasol
orégano
cinco dientes de ajo
una cucharada de granos de pimienta negra
una cucharada de cominos
50 g de cacahuetes crudos
sal
aceite de girasol


La noche anterior ponemos el ají mirasol en remojo para que se hidrate y por la mañana se licua con un poco de aceite.

Cocer las patatas enteras y con piel bien lavadas en agua con sal.

Partimos las cebollas en brunoise y reservamos.

Tostamos los cacahuetes en una sartén y los molemos finamente.

En un recipiente con aceite se cocina el conejo previamente salado a fuego bajo puesto que lo doraremos en otro paso. Cuando esté hecho lo ponemos en una fuente.

En una sartén ponemos en aceite a pochar la cebolla. Cuando esté blanda añadimos orégano y la pasta obtenida de machacar en el mortero los ajos, los granos de pimienta negra y los cominos. Dejamos que se hagan todos los elementos y retiramos del fuego. Apartamos una tercera parte más o menos en el vaso de la batidora y con un poquitín de agua lo licuamos y lo ponemos en una fuente donde embadurnamos bien todas las piezas del conejo. El resto lo reservamos para después.

Volvemos a freir a fuego fuerte el conejo para que se dore bien.

Volcamos la mezcla de cebolla, orégano, ajo, pimienta y comino que teníamos reservada en una olla y lo ponemos a cocinar con el maní tostado molido y un poco de agua removiendo bien para unificar sabores. Rectificamos el punto de sal e introducimos las tajadas de conejo doraditas y mezclamos bien con la salsa dejando al fuego unos minutos. Sacamos a una fuente el conejo e introducimos las patatas partidas en octavos dentro para que cojan el saborcito.








Lo servimos acompañado con arroz blanco y a disfrutar de este plato tan rico.


domingo, 20 de julio de 2014

BOCATA RECUERDO DE LA SALIDA DEL CINE EN CALLAO

Este super bocata es producto de los recuerdos de juventud del señor de la casa. Se comía un bocata de salchichas cada vez que iba al cine en el Callao. Es curioso como los sabores y olores van asociados a vivencias y cuando te los comes o los hueles te transportan al pasado, al momento exacto que lo disfrutabas. incluso a veces te recuerdan personas que no recordabas o sucesos que estaban totalmente olvidados. ¿No os ha pasado nunca?.

Ingredientes:
salchichas frankfurt
una cebolla
dos dientes de ajo
una cucharadita de pimienta negra en grano
una cucharadita de cominos
pimentón picante
aceite de girasol


Cortamos la cebolla en juliana y en el mortero machacamos el ajo, la pimienta en grano y los cominos. Partimos las salchichas a lo largo por la mitad y reservamos.

Ponemos en la sartén un poco de aceite y añadimos el majado para que se cocine el ajo a fuego medio. Cuando esté agregamos la cebolla y dejamos que se poche.

Cuando la cebolla esté blanda agregamos el pimentón picante al gusto y mezclamos bien. Ponemos en la sartén las salchichas y dejamos que se cocinen y cojan el saborcito del aderezo durante unos minutos.






Ya solo falta abrir el pan elegido para los bocatas y rellenarlos con el guiso de las salchichas, unas buenas cervezas bien fresquitas y a disfrutarlos en buena compañía.

lunes, 19 de mayo de 2014

ROLLITOS DE POLLO RELLENOS EN CREMA DE CAVA

Esta entrada estaba escrita y sin publicar desde hace tiempo. se trata de unos contramuslos de pollo rellenos de carne y frutas secas en una rica salsa de nata y cava. Una receta muy festiva y resultona.

Ingredientes:
4 piezas de muslo-contramuslo de pollo deshuesadas
100 g de carne picada de ternera y cerdo
cebolla
orejones
ciruelas pasas
uvas pasas
pistachos (se pueden cambiar por piñones)
100 g de bacon
una manzana reineta
50 g de mantequilla
cava
un brick de nata para cocinar
sal
pimienta negra
aceite



Lo primero que hacemos es pochar una cebolla finamente troceada en una sartén con un poco de aceite. Cuando esté transparente añadimos la carne picada con sal y pimienta y rehogamos removiendo bien. Agregamos orejones, ciruelas, pasas y pistachos y mezclamos bien. Ponemos un chorrito de cava y dejamos que se unifiquen los sabores. Retiramos del fuego.

Sobre una tabla extendemos las piezas de pollo y rellenamos con la farsa. Hacemos rollitos y atamos o también podemos utilizar redes de las que se venden ya preparadas.

En una olla ponemos la mantequilla a fuego medio y ahí doramos nuestros rollitos de pollo. Cuando empiecen a coger color añadimos el bacon troceado y la manzana troceada en cubitos y dejamos que se pongan bien, bien doraditos por todos los lados mientras que la manzana se va ablandando.

Ponemos el brick de nata y un vaso de cava y dejamos que se termine de cocinar el pollo y se haga la salsa por espacio de unos 30 minutos. Debemos vigilar que la crema que se va haciendo no se quede demasiado espesa ni demasiado líquida, jugando con mas cava o mas nata según sea necesario. Rectficamos de sal y pimienta. Trituramos la salsa para obtener nuestra crema de cava




Troceamos los rollitos de pollo en rodajas, le ponemos crema por encima, una copa del cava sobrante bien fresquito y un buen pan y a disfrutar de esa delicia.