jueves, 24 de julio de 2014

CONEJO EN PUNTO DE CUY

El cuy (del quechua quwi) es el conejo de indias o cobaya. Su nombre científico es "Cavia porcellus". Es una especie de roedor herbívoro, originaria de la región andina de América del Sur. Vive en áreas abiertas y utiliza hoyos y madrigueras para ocultarse y protegerse. Su domesticación por parte del hombre para consumo humano se dio hace 7000 años en los Andes Centrales en Perú. A lo largo del tiempo, el hombre andino ha criado cuyes para consumir su carne e incluso en algunas zonas para hacer ropa con su piel. Actualmente se han puesto de moda como mascotas, especialmente la cobaya de Angora.

Todo esto os lo cuento porque a veces me enfado cuando algunas personas dicen "pobrecitos, lo que comen" o manifiestan su asco al conocer que existen algunos platos maravillosos de la gastronomía peruana que se hacen con cuy. Os aseguro que es un manjar delicioso. Todavía me relamo recordando el que mi cuñada María en Perú cocinó para mi, ¡qué rico!. Yo puedo no comer algunas cosas (pocas), pero respeto los gustos de los demás sin hacer muecas de desagrado. Cuando trabajaba en Praga los checos al venir A España mirando el marisco decían: ¡tienen ojos! y yo con paciencia les hacía ver que las vacas y los cerdos también ja, ja... Al final no quitaban las manos de la bandeja de las gambas a la plancha o del marisco que fuese. Yo creo que cuando visitas una cultura diferente a la tuya tienes que estar abierto a probar nuevas recetas y luego decidir si te gusta o no.

Como aquí no se consigue el cuy desgraciadamente, hemos utilizado conejo que quizás sea la carne más parecida.





Ingredientes:
un conejo troceado y sin vísceras
cuatro patatas
dos cebollas
aji mirasol
orégano
cinco dientes de ajo
una cucharada de granos de pimienta negra
una cucharada de cominos
50 g de cacahuetes crudos
sal
aceite de girasol


La noche anterior ponemos el ají mirasol en remojo para que se hidrate y por la mañana se licua con un poco de aceite.

Cocer las patatas enteras y con piel bien lavadas en agua con sal.

Partimos las cebollas en brunoise y reservamos.

Tostamos los cacahuetes en una sartén y los molemos finamente.

En un recipiente con aceite se cocina el conejo previamente salado a fuego bajo puesto que lo doraremos en otro paso. Cuando esté hecho lo ponemos en una fuente.

En una sartén ponemos en aceite a pochar la cebolla. Cuando esté blanda añadimos orégano y la pasta obtenida de machacar en el mortero los ajos, los granos de pimienta negra y los cominos. Dejamos que se hagan todos los elementos y retiramos del fuego. Apartamos una tercera parte más o menos en el vaso de la batidora y con un poquitín de agua lo licuamos y lo ponemos en una fuente donde embadurnamos bien todas las piezas del conejo. El resto lo reservamos para después.

Volvemos a freir a fuego fuerte el conejo para que se dore bien.

Volcamos la mezcla de cebolla, orégano, ajo, pimienta y comino que teníamos reservada en una olla y lo ponemos a cocinar con el maní tostado molido y un poco de agua removiendo bien para unificar sabores. Rectificamos el punto de sal e introducimos las tajadas de conejo doraditas y mezclamos bien con la salsa dejando al fuego unos minutos. Sacamos a una fuente el conejo e introducimos las patatas partidas en octavos dentro para que cojan el saborcito.








Lo servimos acompañado con arroz blanco y a disfrutar de este plato tan rico.


7 comentarios:

  1. Me encanta la carne de conejo y esta receta la encuentro buenisima
    besinos

    ResponderEliminar
  2. Qué manera más original de preparar el conejo, yo lo como al horno, brasa o ajillo. Lo probaré. Bss.

    ResponderEliminar
  3. En casa el conejo nos entcanta, esta malmenos para mi es una forma de prepararlo distinta a lo que estoy acostumbrada pero no por ello menos rico...Besss

    ResponderEliminar
  4. Con lo que me gusta la carne de conejo y lo poco que lo preparo..... a mi Paco no le gusta.

    ResponderEliminar
  5. En casa estamos divididos respecto al conejo, a mi marido e encanta y a mi no me gusta, buno en realidad es que no me dice nada loa carne de ningún tipo, pero tomo nota pues me parece una forma diferente de cocinar el conejo, y seguro que mi marido te lo agradecerá. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Que rico este conejo tiene una pinta deliciosa, asi que me llevo la recetica por que me ha encantado. Mil besicos

    ResponderEliminar

Gracias por pasarte por mi cocina y dejarme tu opinión.Todos sois bienvenidos.