domingo, 20 de octubre de 2013

TURRÓN DE DOÑA PEPA

Octubre es el mes morado en Perú por la festividad del Señor de los Milagros y en esta época no puede faltar un postre tan limeño como es el turrón de doña Pepa.

Hay varias versiones de su origen pero a mi la que más me gusta es la que atribuye su invención a una esclava negra de Cañete de la época colonial llamada Josefa Marmanillo (conocida popularmente como doña Pepa). Cuentan que comenzó a sufrir una parálisis en los brazos y que escuchando rumores sobre los milagros que realizaba la imagen del Cristo de Pachacamilla, viajó hasta Lima, y tanta fue su fe y devoción que se recuperó de su enfermedad, y en agradecimiento creó el dulce dedicado al Cristo de Pachacamilla, actualmente llamado Señor de los Milagros. Apostada en una esquina con una tabla a modo de bandeja alzó el turrón con sus dos manos y se lo ofreció al Señor de los Milagros. Cuando regresó a Cañete, Josefa contaba que el Cristo había vuelto la cabeza y con una gran sonrisa le había agradecido y bendecido el presente.

La receta que he seguido es de un blog del Comercio con la que nos saldrá un turrón de doña Pepa mediano (el mío era un molde rectangular de 10 X 30 cm).

Ingredientes:
Para los bastoncitos:
120 ml de agua hirviendo
1 cucharada de semillas de anís
500 gramos de harina sin preparar
1 pizca de sal
125 gramos de mantequilla sin sal bien fría y cortada en cubos
125 gramos) de manteca de cerdo bien fría y cortada en cubos
1 cucharada de semillas de ajonjolí (sésamo) tostadas (opcional)
Para la miel:
Frutas lavadas pero con cáscara y semillas (o pepas): media piña, una manzana, un membrillo, tres higos
cáscara de naranja
una rama de canela
3 clavos de olor
3 pimientas de jamaica o de chapa
Agua suficiente para cubrir las frutas
250 gramos de azúcar rubia
150 gramos de chancaca
zumo de un limón
Para adornar:
grageas de diferentes colores y tamaños (las mías de Lidl)

Lo primero que vamos a hacer es preparar la miel de frutas, para ello las partiremos todas en cuartos con la piel y las semillas y las pondremos en una olla junto con la canela, los clavos de olor y la pimienta de Jamaica. Lo cubrimos con agua y llevamos al fuego por una media hora. Pasado ese tiempo colamos el líquido resultante y lo ponemos de nuevo a hervir (con unos 750 ml será suficiente). Agregamos el azúcar rubio, la chancaca, el zumo del limón y si tenemos también una hoja de higuera (yo no encontré). Dejamos que cueza hasta que se forme almibar a punto de bola blanda. Esto se consigue a 115 ºC que se pueden medir con un termómetro de cocina. Si no lo tienes utiliza un vaso con agua fría y cuando la miel empiece a espesar, deja caer una gota de miel en el vaso. Si se forma una bolita dentro del agua (la miel no debe disolverse) con la que puedes jugar entre los dedos sin que se pegue a ellos ya tienes la miel de frutas hecha. Se deja enfriar. Todo el dulzor y gran parte del sabor se lo da este componente al turrón de modo que debemos conseguir que sea muy aromática y bien sabrosa y por tanto dedicarle mimo y tiempo.

Preparamos una infusión de anís muy concentrada (120 ml de agua hirviendo y una cucharada sopera colmada de anís) que dejamos reposar unos 15 minutos.

En un bol grande ponemos la harina y la sal, le agregamos la manteca bien fria cortada en cubos y mezclamos con la mano hasta conseguir una mezcla arenosa. Entonces incorporamos los 120 ml de infusión de anís y el ajonjolí tostado. Amasamos hasta obtener una masa que trabajaremos en la mesa enharinada hasta conseguir que sea homogénea y suave. La cubrimos y déjamos reposar unos 20 minutos.

Debemos ahora formar bastoncitos del tamaño que se ajusten a nuestro molde. El mío es rectangular y voy a tener que hacerlos de 10 y 30 cm, bastones cortos y largos porque la segunda capa se coloca perpendicular a la primera y así sucesivamente. Para formarlos utilizamos el rodillo y dejamos la masa plana como de un centímetro de espesor y vamos cortándolos con un cuchillo como de un centímetro de ancho. Ponemos papel de horno en una bandeja y vamos colocándolos según los vamos haciendo, dejando espacio entre ellos. Se hornean a 180 ºC hasta que estén doraditos (alrededor de 25 o 35 minutos). No deben tostarse de más. Yo cuando empezaron a coger color abrí uno para ver si estaban hechos por dentro. Los dejamos que se enfríen. Es normal que alguno se rompa o se abra. No hay que preocuparse porque los utilizaremos para rellenar los huecos que queden en las distintas capas.



Para montar el turrón de doña Pepa forramos el molde de papel de horno y colocamos una primera capa con los bastones más cortos. Rellenamos huecos con los trozos que tengamos de los que se nos rompieron y cubrimos con la miel. Repetimos la operación pero colocando los bastones largos perpendicularmente a los primeros, rellenamos con las mijagas y terminamos cubriendo con la miel. Repetimos la operación hasta que los bastones se acaben (yo tres capas) y sobre la miel de frutas de la última capa decoramos con grageas de diferentes colores y tamaños.









En casa este dulce no puede faltar en ningún mes de octubre porque mi esposo lo adora. Si me descuido ni lo pruebo porque se lo come el solito ja, ja...

14 comentarios:

  1. No lo conocía, pero si tiene tanto éxito es porque te queda muy bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Es muy curiosa está receta y muy interesantes historia que la origina ....habrá que probarla ,besos

    ResponderEliminar
  3. Una historia preciosa y un dulce delicioso ,no se puede pedir mas
    besinos

    ResponderEliminar
  4. me encanta, pero una vez lo hice y me salió más feo el condenado que a la basura se fue, será porque en vez de manteca le puse mantequilla, pero era para no comer tanta grasa.
    Se ve estupendo.
    besos

    ResponderEliminar
  5. Marus! Qué cosa más deliciosa esa miel que lleva el turrón, me puedo imaginar lo más bien que tu marido no deja ni rastros, el mío haría lo mismo. Estoy segura que le va a gustar muchísimo. Aquí en casa somos fanáticos de la comida Peruana, así con mayúscula, que es espectacular y sabrosa a más no poder, nada como una buena causa, un buen cevichito o un tiradito, mmm, se me hace agua la boca Tus recetas son todas buenísimas, las tengo muy en cuenta. Te dejo un gran beso

    ResponderEliminar
  6. Interesante la historia del origen, muy creativa y original y con una pinta de estar delicioso, tomo buena nota de la receta.
    Besos y feliz semana
    Ettore

    ResponderEliminar
  7. Que receta mas rica, y que historia mas preciosa, me han encantado las dos cosas. Mil besicos

    ResponderEliminar
  8. Que curioso! Nunca he visto ese turrón... y este año toca. Ya hemos hecho panettone, mantecadas, mazapán, polvorones... este año, será turrón.

    ResponderEliminar
  9. LLorando de emocion me tienes!....el primer pais que visite porque tengo familiares fue el Peru.....tenia 10 agnos y me lo comi todo!....fue un mes maravilloso....Helados D'Onofrio, arroz con leche, mazamorra morada.....y turron de dona Pepa!....me guardo la receta.....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  10. Qué curiosa receta, me parece una delicia, y de lo más original. No lo conocía.
    Y me encanta su historia.
    ¿La chancaca es lo mismo que la panela?.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  11. Qué buena pinta, Marus. Nunca he comido algo parecido. El título de tu entrada me ha recordado que tenemos la Navidad muy cerca. Me gusta lo bien que nos explicas las costumbres de tu país.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Octubre no puede pasar sin preparar un turrón de doña pepa y esta receta está buenisima!
    saludos de undulcescape.blogspot.com

    ResponderEliminar
  13. madre mia que delicia, turron de mi tierra perdida, gracias por publicar esto, lo hare pronto!!

    ResponderEliminar
  14. Estima Marus, ahora puedes encontrar en España de la marca más representativa en Perú: TURRON DE DOÑA PEPA SAN JOSÉ; lo encuentras en el mercado maravilla: AMAZONAS PRODUCTOS LATINOS.

    ResponderEliminar

Gracias por pasarte por mi cocina y dejarme tu opinión.Todos sois bienvenidos.