lunes, 18 de marzo de 2013

CHONCHOLINES

Detrás de este sonoro término criollo (el término en quechua ch'unchul, "intestino") se esconde una rica receta de casquería. Se trata de lo que aquí se conoce como entresijos pero cocinados de otra forma. Ya sabéis que yo digo siempre que no como casquería en cualquier sitio pero si en aquellos que son de mi total confianza. La receta de hoy la ha preparado mi esposo y es realmente sabrosa.

Según la wikipedia se comen en muchos países aunque con otros nombres, en Argentina, Paraguay, Bolivia y Uruguay se los conoce como chinchulines y son típicamente asados, en Chile se los conoce como chunchules, en Colombia, dependiendo de la región se conoce como chunchullo, chinchurria o chunchurria y normalmente se preparan fritos o asados. En el Perú se lo conoce como "choncholi" o en plural "choncholines" y es una comida oriunda de los pueblos de Angola que se asentaron en el sur del país para trabajar en los algodonales y azucareras de la provincia de Ica, al sur de Lima. Fue una comida típica de la población negra del Perú pero actualmente, al igual que los anticuchos, se consumen por todos los peruanos como recetas de la más tipica gastronomía peruana.


Ingredientes:
500 gramos de intestino delgado de cordero o entresijos
achiote (puede sustituirse por ajipanca)
ajo
pimienta negra en grano
comino
vinagre
aceite de girasol
sal

Comenzamos lavando muy bien los choncholines y poniéndolos a cocer unos 15 minutos en agua con sal. Se escurren bien y se dejan enfriar.

En el bol se añade una cucharada sopera de pasta de ajo-pimienta-comino que habremos obtenido majando juntos una cucharada de cominos, otra de pimienta negra en grano y seis dientes de ajo grandes con un poco de sal en un mortero hasta conseguir una pasta fina. Ponemos también dos cucharadas soperas de achiote, un chorro de vinagre y una cucharada de aceite. Mezclamos bien el adobo.
Partimos los choncholines en trozos como de 8 cm y los agregamos al bol y embadurnamos bien revolviendo con una cuchara. Si es necesario se rectifica la sal. Se deja macerar todo la noche.

En una parrilla se coloca una rejilla apta con agujeros pequeños para que no se nos cuelen al asarlos y sobre ella se pone los choncholines dándoles vueltas para que se doren bien. Cuando hayan cogido color se sacan a una fuente.

Acompañan fantásticamente a los anticuchos con patata cocida y choclo.

20 comentarios:

  1. Nunca los comi ,pero seguro que eata muy bueno
    besinos

    ResponderEliminar
  2. HOLA MARUS, ME ENCANTÁN LOS CHUNCHULES, COMO LES DECIMOS ACÁ EN CHILE, POR SUERTE AHORA CONSIGO ACHIOTE, QUE ANTES NO HABÍA, ASÍ QUE PODRÉ PREPARARLO CON TU RECETA LA PRÓXIMA VEZ QUE ENCENDAMOS LA PARRILLA. TE DEJO UN BESO

    ResponderEliminar
  3. esto debe de estar de muerte!!!!
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Uy, mi niña, hoy sólo te puedo saludar, jejeje... Es que yo no soy muy de casquería.
    Así que te dejo un besote.

    ResponderEliminar
  5. Chunchules!!!....que tiempo no los como.....me encantaban!....ya no como chunchules pero doy fe son exquisitos y los tuyos se ven deliciosos!!.....me llevo potaje tambien!!........Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  6. No los he probado nunca,pero seguro que me gustarian,tienen buena pinta.
    Besets.

    ResponderEliminar
  7. me gusta casi toda la casqueria pero los choncholines estan pendientes y con esa buena pinta me apunto la receta. enhorabuena a la mano de tu esposo. bss

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la casquería, se ven riquísimos. Besines.

    ResponderEliminar
  9. Creo que no he probado nunca los choncholines y a partir de la explicación parece han de ester muy buenos. Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me encantaría probar éste plato, por lo tanto queda bien anotado y no me quedaré con las ganas.
    Gracias y besos

    ResponderEliminar
  11. Yo no suelo comer casqueria pero la verdad que el plato se ve superapetecible, te quedo con una pinta estupenda Marus.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  12. Nunca lo he comido, pero tu plato tiene un aspecto muy rico.

    ResponderEliminar
  13. Yo soy mucho de producto de casquería, aunque los choncholines no los conocía. Estoy segura de queme encantarían.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. La receta promete, además que adoro la casquería, pero lo que más me ha gustado ha sido el nombre jajajaja,ya se me ha enganchado!! Un beso

    ResponderEliminar
  15. Que curioso... me pasa como a Elvira, que me gusta hasta el nombre... jajaja.... Habra que probar, que de esto no había oido hablar nunca!
    saludos

    ResponderEliminar
  16. La receta es muy sugerente y llamativa, no me cabe la menor duda,me ha gustado y no lo he tomado nunca!
    Besos

    ResponderEliminar
  17. En Madrid hay algo muy similar, son los entresijos pero no se cocina exactamente igual, en su lugar se hacen fritos.

    Es muy típico en las fiestas patronales comer bocadillos de entresijos (o de gallinejas, otra parte del intestino y tripa) que fríen en unas ollas inmensas llenas de un aceite reusado hasta el infinito y que huele a kilómetros de distancia... es un asco... un asco delicioso :) un atentado al colesterol absolutamente guarro y rico...

    ResponderEliminar
  18. yo no sé que es eso, pero tiene una pinta tremenda!! besos

    ResponderEliminar

Gracias por pasarte por mi cocina y dejarme tu opinión.Todos sois bienvenidos.