sábado, 24 de noviembre de 2012

ALFAJORES PERUANOS

Los alfajores se empiezan a hacer en el Perú con la llegada de los españoles. Tiene el nombre de este postre un orígen árabe. Sin embargo es en Latinoamérica donde los alfajores se adaptaron, y mejoraron, tomando diferentes características. Los que yo os presento son los peruanos .

El otro día buscando por la red fuí a dar con un relato en Las Tradicciones Peruanas de Ricardo Palma que hacía referencia a los alfajores y que a continuación os cuento porque me gustó e hizo sonreir. Cuenta que en 1668 llegó al Callao un fraile portugués, sospechoso de ser un espía disfrazado de sacerdote. A la virreina, condesa de Lemos, le sugirieron ahorcarlo inmediatamente, pero ella, sabiamente, dijo: "Déjenlo vueseñorías por mi cuenta..." e invitó al cuestionado personaje a comer a palacio, donde la mesa estaba opíparamente servida y el padre... no comía, devoraba. Hizo cumplido honor a todos los platos. Entonces sentenció la virreina: "¡Bien engulle, fraile es!". Y después de consumir, como postres, una buena ración de alfajores, pastas y dulces de las monjas, el fraile ofreció la prueba final: tomó un gran cántaro con agua, y recostándose en la silla, bebió hasta la última gota. Y entonces la virreina le dijo: "Beba, padre, beba, que le da la vida".


Ingredientes:
- 1 y 1/2 tazas de maicena (165 g)
- 1 y 1/2 tazas de harina (165 g)
- 1 y 1/2 cucharaditas de levadura Royal (7,2 g)
- 3/4 cucharaditas de sal (4,2 g)
- 1/4 cucharadita de bicarbonato (1,2 g)
- 6 cucharadas de azúcar glas (42 g)
- 1 taza de mantequilla sin sal a temperatura ambiente(225 g)
Para el relleno y acabado
- manjar blanco
- coco rallado
- azúcar glas

Mezclar bien en un bol el harina, la maicena, la sal, el azúcar glas, el bicarbonato y la levadura. Añadir en dados la mantequilla y amasar con las manos. Obtendremos una masa como arenosa. Seguir trabajandola hasta conseguir una hacer una bola de textura uniforme con ella.

Estirar la masa con un rodillo dejándola de unos 3-4 mm. Yo lo hago sobre papel de horno y coloco film sobre la masa para que ésta no se me pegue al rodillo.

Cortar con la forma que prefieras y colocarlas sobre papel de horno en una bandeja. Si queremos que no suban y queden más planitos este es el momento de pincharlos con un tenedor para evitarlo. Yo no lo hice.

Previamente tendremos encendido el horno para que esté a 150º C. Los introducimos y horneamos alrededor de 15 minutos. Se prefiere que queden pálidos y no dorados.

Una vez hechos se sacan del horno y se dejan en la bandeja durante 10 minutos para evitar que se rompan. Una vez pasado ese tiempo se dejan enfriar completamente antes de rellenaros con el manjar blanco.


Para hacer el manjar blanco hay varias formas. Se puede utilizar una olla a presión y un bote de leche condensada (receta aquí) . Otra es la tradicional en la que para 200 g de manjar se necesitan dos tazas de leche evaporada, una taza de azúcar, una cucharadita de esencia de vainilla y/o una rama de canela. Se pone todo en una olla y a fuego lento se va removiendo con una cuchara de madera hasta que tome color caramelo y se despegue viéndose el fondo de la olla. Se necesita paciencia pues requiere una hora más o menos. Queda una tercera opción que es igualmente buena y más rápida que las anteriores, comprar dulce de leche (esa es otra forma de llamar al manjar blanco fuera del Perú). El de la marca La Lechera de Nestlé está muy bueno.

Vamos emparejándolos de dos en dos, poniendo en medio una buena capa de manjar blanco. Apretamos para que salga por los lados parte del manjar y con el dedo lo untamos bien por todo los bordes. Los pasamos por coco rallado y espolvoreamos con azúcar glás.


Me han salido 23 alfajores de unos 4,5 cm de diámetro con las cantidades que os doy. La masa además es muy fácil de hacer y de manejar.


Están suaves, se deshacen en la boca. Mi peruano ha dado el visto bueno, dice que están riquísimos.

La receta la encontré en el blog de repostería del Comercio

22 comentarios:

  1. Ummmmm no te imaginas cuanto me gustan los alfanjores y con estas fantasticas fotos que has puesto se me han antojauu.
    No me extraña que a tu costyllo le hallan encantado.
    Un post precioso y una fantastica receta.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  2. una delicia, en casa gustan mucho.
    bs

    ResponderEliminar
  3. Que ricos tienen que estar, tengo ganas de hacerlos, y viendo estos tuyos mas aun, me han encantado. Mil besicos

    ResponderEliminar
  4. Delicioso....delicioso....delicioso....hice la semana pasada y lo devoramos....guardare tu receta mira que los alfajores que comi en Lima eran riquisimos....me encantaron!!.......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  5. ¡Madre mía, qué delicia!. Se tienen que deshacer en la boca, sí: esas fotos "de cerca" lo dicen todo.
    Me ha encantado la historia del fraile, yo tenía un amigo que decía que, si veías curas comiendo en un restaurante, era una garantía de que ahí se comía bien, jajajaja.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. La textura de ese bocado, que nos enseñas, se ve muy buena.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  7. Hola Marus.

    Qué ganas tengo de prepararlos, me parece un dulce riquísimo. Además te han quedado estupendos, bien blanquitos y con una presencia fabulosa. Vamos todo una delicia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Que buena pinta tienen ,tengo ganas de hacerlos y viendo estos tuyos aun me apetece mas
    besinos

    ResponderEliminar
  9. Marus me tienes la boca salivando sin parar.
    Estoy de concurso en mi blog, si te apetece participar??? el premio está muy bueno, te dejo el enlace.
    http://cocina-trini.blogspot.com.es/2012/11/concurso-la-cocina-de-trini-altea.html

    ResponderEliminar
  10. Quiero entregarte el premio Indalo , después tu se lo puedes entregar a quien tú quieras eso si que cumpla los requisitos. Aquí te dejo el enlace para que lo recojas.
    http://cocina-trini.blogspot.com.es/2012/10/premio-indalo-de-bronce-indalo-de-plata.html

    ResponderEliminar
  11. Marus!Menudo peligro tenerlos por casa...son unos bocaditos deliciosos,me encantan!
    Besets.

    ResponderEliminar
  12. Muy buenos!!!! como me gustan estos alfajores, te han quedado de lujo. Un beso grande!!!

    ResponderEliminar
  13. Menos mal que el fraile-espía no tenía gastroenteritis en ese momento porque imagínate que estuviera mal del estómago, ya no hubiera podido comer jaja...y zaca , bye, bye mi querídisimo fraile :))
    Qué bien te han quedado , lo que daría por probar uno.
    Fíjate que los tengo en pendientes desde hace mucho tiempo y aún no me he animado a prepararlos. No puede ser, me tengo que poner a ello ;)
    Besinos.

    ResponderEliminar
  14. Maravillosos alfajores peruanos, realmente deliciosos, ésta si que es una receta para copiar. Me ha encantado leer el post.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Me han entrado unas ganas tremendas de probarlos porque tienen una pinta estupenda!
    un beso

    ResponderEliminar
  16. me encantan estos alfajores, son riquísimos
    y me ha encantado la anécdota del fraile!!!

    ResponderEliminar
  17. De los dulces navideños que más me gustan...Te quedaron increibles, qué delicia!!!

    ResponderEliminar
  18. Guaaaaaaau que ricos.

    Quiero entregarte el premio Indalo , después tu se lo puedes entregar a quien tú quieras eso si que cumpla los requisitos. Aquí te dejo el enlace para que lo recojas.
    http://cocina-trini.blogspot.com.es/2012/10/premio-indalo-de-bronce-indalo-de-plata.html

    ResponderEliminar
  19. Respuestas
    1. Si, mi versión es uno de los tipos que se hacen en Perú pero no el único pero te diré que en Latinoamérica el alfajor es un dulce que comparte el origen con su homónimo español con una golosina tradicional de la gastronomía del Al-Ándalus. Fue difundido en América durante el periodo colonial y su nombre proviene del hispanoárabe "al-hasú" que significa "el relleno". El característico formato redondo o de oblea de la mayoría de las variedades de alfajor de América Latina proviene de España, donde se encuentran antecedentes desde por lo menos el siglo XVIII. Existen diferentes variedades en Argentina, Chile, México, Colombia, Venezuela y por supuesto en Perú. De modo que si: peruanos.

      Eliminar
  20. Los alfajores de maicena no son peruanos... ni por cerca. Lo que decis es una barbaridad. Pueden tener muchas recetas muy ricas pero los alfajores de maicena no son peruanos. Si tiene dudas averiguen de donce viene el dulce de leche y se van a dar cuenta que la historia de los españoles es cuento de niños. Saludos...

    ResponderEliminar
  21. El origen del dulce de leche lo reclaman Argentina y Uruguay, así como Francia y Rusia.

    La técnica de reducción de la leche con azúcar proviene de la época en que Alejandro Magno, unos 300 años antes de Cristo, trajo azúcar de India y la introdujo en Persía. La leche de cabra era cocinada con azúcar a fuego muy lento, de lo que se obtenía una golosina untuosa deliciosa que además conservaba los nutrientes de la leche. De allí conquistó el Mediterráneo.
    En el museo de alimentación de Moscú existe un antiguo pergamino con la misma receta que se utiliza hoy en el Río de la Plata. Además una famosa arqueóloga especializada en temas gastronómicos llamada Huguette Couffignial cuenta que los campesinos rusos hacían un dulce que apenas tiene diferencias con el actual que podían guardar en alacenas y los nómadas transportar en sus alforjas en forma de dulce energía conservando las propiedades de la leche.

    Los árabes llevaron el dulce a España y ésta a América donde pasó a integrarse en la repostería tradicional de cada sitio. Existen por tanto diferentes variedades en crema o barra que van desde el tostado oscuro hasta el más claro de los colores, con diferentes nombres: manjar blanco, arequipe, cajeta, dulce de leche... Francia por ejemplo añadió la vainilla llegada de México a su receta.

    Nadie tiene pues la patente. Es típico porque se hizo costumbre su uso a lo largo de la historia de los distintos países, mejor dicho, de las cocinas de las personas que los forman y muy por encima de los mal entendidos nacionalismos gastronómicos, lo que sucede a menudo con muchos productos y preparaciones culinarias.

    ResponderEliminar

Gracias por pasarte por mi cocina y dejarme tu opinión.Todos sois bienvenidos.